Cómo beneficia una alimentación saludable a tu organismo

alimentación saludable

Tener una alimentación saludable es una asignatura pendiente para muchos. Algunos lo toman como un estilo de vida, para otros es una simple transición (porque lo aconseja un experto en la materia) o simplemente lo dejan de lado al cabo del tiempo.

Comer de forma sana se suele relacionar con la pérdida de peso, incluso es frecuente dar prioridad a esto. Y es entendible, porque a todo el mundo le gusta sentirse bien consigo mismo y, por supuesto, el sobrepeso es uno de los principales enemigos de la salud. Pero existen más razones por las que se debe seguir una vida sana.

Mejorar la función cerebral

Gozar de una alimentación saludable hace que tengamos una mejor función cerebral. Esto genera que tengamos un aumento de la productividad, un incremento de energía. Además, podemos reducir el riesgo de padecer enfermedades cerebrales.

Hay alimentos que pueden ayudar a que nuestro cerebro funcione de forma correcta ¡Lo mejor de todo es que son fáciles de conseguir y están muy ricos!

  • Frutos secos: este alimento tiene altos niveles de proteínas y carbohidratos, totalmente necesarios para nuestro organismo. Pero también ayudan a nuestro cerebro, concretamente con la memoria a corto plazo gracias a las vitaminas B y E. También por minerales como el fósforo, el magnesio y el potasio.
  • Tomate: este fruto es un acompañante perfecto en nuestras ensaladas y otros tipos de tentempiés. Además de ser un alimento excelente, contiene licopeno, sustancia química que ayuda a evitar el daño de nuestras células.
  • Chocolate negro: consumiéndolo de forma moderada nos aporta antioxidantes, evitando el envejecimiento prematuro de nuestro cerebro. Aparte, nos da un aporte energético y también reduce el estrés, algo más que recomendable para largas horas de estudio y de trabajo.

Alimentación saludable, corazón sano

Es nuestro músculo más importante, sin él no funcionaríamos. Es por eso que debemos cuidarlo en todo momento, haciendo ejercicio con regularidad y llevando una dieta equilibrada.

Hay una gran variedad de alimentos que ayudan a que el corazón tenga un buen funcionamiento.

  • Aceite de oliva virgen extra: el oro líquido es un gran alimento por sus grasas monoinsaturadas y contiene vitamina E, que nos ayuda a evitar la degeneración celular. Por si fuera poco, reduce el colesterol malo y aumenta el bueno.
  • Salmón: uno de los pescados azules por excelencia, sobre todo por la infinidad de beneficios que nos aporta. El ácido graso DHA hace que los valores de colesterol mejoren. Aparte de su alto contenido en omega 3, vitaminas A, D, B2, B3, etc. y minerales como el magnesio y el zinc.
  • Zanahoria: es un tipo de verdura polivalente; puedes añadirla a muchas comidas. Este alimento tiene provitamina A, vitamina C y antioxidantes. Su consumo habitual mejora la memoria.

alimentación saludable

Sistema digestivo

Para tener un correcto funcionamiento de nuestro sistema digestivo, debemos tener una alimentación saludable y equilibrada. Cuando nos llevamos algo a la boca pasa por un proceso, y debemos facilitar que ello      ocurra de la forma más eficiente posible.

Los alimentos con fibra son fundamentales para regular nuestra flora intestinal. Nos podemos ayudar de alimentos como:

  • Lentejas: una de las legumbres más famosas en el mundo gastronómico. Aporta un montón de propiedades como proteína, hierro, tiamina, magnesio o zinc. Ayudan a nuestro sistema digestivo sus 16 gramos de fibra por taza.
  • Espinacas: estas hojas verdes proporcionan mucha fibra y vitaminas. Sobre todo, funciona mejor comiéndose cruda en ensaladas, emparedados, zumos y batidos.
  • Manzana: es una de las frutas más beneficiosas para la salud. Su alto contenido en fibra y agua ayuda a que nuestro sistema digestivo sea fácil de regular. Otros de sus beneficios son las vitaminas C y K, el hierro y el magnesio.

Cómo cocinar los alimentos

El momento de cocinar es fundamental para una alimentación saludable. Hay que llevar cuidado con las cantidades de aceite que se utilizan. ¡Y con la sal tampoco conviene abusar! En un momento dado y puntual podemos tirar de comida frita, pero no es un hábito recomendable, ya que puede afectarnos de forma negativa a medio y largo plazo.

Hay que buscar alternativas que nos ayuden a cocinar con la menor grasa posible, como pueden ser:

  • Horno: cocinar en este electrodoméstico es un proceso a veces más lento si no controlas bien las temperaturas, pero pronto notas que merece la pena usarlo con frecuencia.
  • Plancha: es de las técnicas culinarias más famosas cuando se empieza una dieta. Lo bueno de cocinar a la plancha es que, con solo un chorrito de aceite, conseguimos que las carnes, verduras y pescados consigan un sabor espectacular y bajo en grasa.
  • Hervido: cuando se trata de hervir, siempre vienen a la cabeza lentejas, alubias, garbanzos y sopas. El hecho de aprender a cocinar en ollas lo podemos considerar un proceso reconfortante, ya que debemos controlar las cantidades para tener un guiso sabroso y poco calórico.

La alimentación saludable forma parte troncal de un buen modo de vida. Todos queremos estar satisfechos a nivel físico y mental. Unos pequeños cambios en los hábitos diarios son de gran ayuda para apreciar mejoras en varios aspectos. ¿Damos el paso?