Como bajar de peso y mejorar la salud con tu dieta mediterránea

Que levante la mano aquel que no haya ganado ningún kilo durante el verano. Llegan tan fácil como difíciles son de eliminar. Nuestro primer consejo para conseguir este objetivo se centra en la alimentación, una dieta sana y equilibrada es la clave tanto para quitarnos esos indeseables kilos de más como para mejorar nuestra salud.

Sigue una dieta mediterránea

Si de hacer dieta se trata, desde Mediterranea no conocemos ninguna mejor que la propia dieta mediterránea. Este tipo de dieta excluye las grasas nocivas de nuestro organismo, por lo que además de perder esos kilos de más ganamos en Salud. La base de la dieta mediterránea se basa en llevar hábitos alimenticios determinados pero sobretodo consumir alimentos saludables.

Entre los hábitos que decíamos anteriormente pueden destacar:

Cumplir con los principios básicos de la pirámide alimenticia que recomienda la OMS.

  • Bebe al menos dos litros de agua al día, si lo sé es algo que se suele decir siempre pero no por ello deja de ser un hábito saludable y totalmente necesario.
  • Consumir sólo grasas saludables por ejemplo las grasas monoinstauradas procedentes del aceite de oliva o los ácidos grasos como el Omega 6.
  • Incorpora la fruta como un alimento más no la consideres un postre tan solo.
  • Limitar al máximo la proteína animal procedente de carnes rojas.
  • Incorporar antioxidantes a la rutina: frutas, frutos secos, legumbres o verduras.
  • Llevar un control de nuestro colesterol en sangre.

Como podéis ver los hábitos a los que nos referíamos no incluyen ninguna receta mágica que nos valla a permitir perder mágicamente el peso que deseemos. Pero como todo en la vida lo que viene fácil se va fácil y aquello que cuesta alcanzar siempre tiene su propia recompensa. A través de los hábitos que hemos  mencionado arriba nos permitirá regular nuestro peso a la par que mejorará nuestra salud y calidad de vida.

Pautas que garantizan el éxito

Como ya hemos dicho antes la dieta mediterránea no es un secreto que transforme de un segundo para otro nuestra saludo o cuerpo. Anteriormente hemos mencionado hábitos recomendables y ahora vamos a explicar algunas pautas que nos ayuden:

  • Realizar 5 comidas al día: No, no basta con realizar las tres clásicas comidas diarias ( desayuno, comida y cena). Hemos de incluir al menos un almuerzo a media mañana y una merienda para que nos permitan consumir cantidades equilibradas de comida durante todo el día y no pequeños atracones.
  • El desayuno es básico: Lo llevamos escuchando desde hace muchos años pero no terminamos de prestarle la atención necesaria. Obtener un aporte importante de energías por la mañana es fundamental.
  • Consume aceite de oliva siempre que sea posible, no lo cambies por otros productos como mantequilla o cremas untables. No olvides que el aceite de oliva es una de las maravillas que nos ofrece este pequeño paraíso que es el mediterráneo.
  • Dale una oportunidad a las ensaladas, lejos quedan aquellas ensaladas tristes y aburridas donde solo podíamos ver lechuga, lechuga y más lechuga, añade verduras, frutos secas y frutas cuantos más colores y texturas tenga tú ensalada mas rica y saludable será.
  • No abuses de grasas ni carnes rojas, pero especialmente en la cena, las verduras, legumbres o frutas son los mejores alimentos que podemos consumir en la cena.
  • No excluyas el pan de tu alimentación: da igual si tu objetivo es mejorar la salud o perder peso, el pan engorda si, pero también aporta fibra una sustancia esencial para que una dieta se considere sana y equilibrada siempre y cuando no se abuse de su consumo. Si tu objetivo es perder peso puedes comer pan de centeno o avena, peor no excluirlo de la dieta.
  • Y como todo no podía ser bueno y bonito aquí va la mala noticia… los dulces no forman parte de la dieta mediterránea, es un peaje que hemos de pagar para mejorar nuestra salud.

Algunos alimentos que no pueden faltar en tu dieta

Hemos repasado algunos hábitos que hemos de incorporar a nuestro día a día y algunas pautas que nos van a ayudar, ahora vamos a conocer las principales herramientas que vamos a emplear(alimentos en este caso) con los que alcanzar nuestro doble objetivo, perder peso y mejorar nuestra salud.

  • Hortalizas frutos secos y frutas: Hemos de conseguir al menos 5 piezas al día, ya sea cualquier tipo de verdura (pepino, esparrago, alcachofa….) o fruta (Pera , manzana, naranja…)
  • Aceite de oliva esencial en toda dieta mediterránea
  • Leche, y si puede ser de origen vegetal (avena o almendras por ejemplo) mucho mejor, pero también sus derivados como el queso o los yogures.
  • Evitar aditivos como el azúcar o la sal, aquí Mediterranea te echa una mano con su Agua de Mar que te permitirá eliminarla de la dieta sin perder su sus beneficios al sabor de los alimentos.
  • Pescado
  • La pasta o arroz aportarán los hidratos de lenta liberación necesarios para recargar la energía diaria que necesitamos.
  • Carne Magra.

Como conclusión final podemos decir que no es necesario obsesionarse por perder rápidamente esos kilos de más, es mucho mejor incorporar determinadas pautas y hábitos a tu alimentación diaria que posibilitarán tanto la perdida de peso como una notable mejora de nuestra salud.