Descubre lo que puede aportar una dieta equilibrada a tu organismo.

Vivimos en una época en la que el ritmo diario nos complica cada vez más llevar una dieta sana y equilibrada. Nos obsesionamos buscando una tecla mágica que nos haga sentirnos mejor, olvidando algo tan básico como es la alimentación. Una dieta equilibrada puede ayudarnos a mejorar nuestra salud en gran medida.

Cada día es más difícil encontrar tiempo para cocinar en casa, de hecho, ¿Cuántos de vosotros no coméis algún día a la semana en cualquier cadena de comida rápida? Es difícil, lo sabemos, no es fácil llegar a casa tarde, después de un largo día en la oficina y tener que ponerse a cocinar, pero los beneficios merecen la pena.

¿No nos crees? Te invitamos a continuar leyendo y descubrirlo.

Beneficios a la salud

Una dieta equilibrada ayudará a nuestro organismo a sentir un mayor bienestar físico. Esto nos aportará vitalidad y alegría en nuestro día a día, y lo que es mas importante nos ayudará a mantenernos en nuestro peso adecuado.

Además, una dieta sana y equilibrada ayuda al sistema digestivo, reduce el colesterol y controla los triglicéridos, así como los niveles de azúcar y diabetes. Ahora que conocemos los beneficios vamos a estudiar como conseguirlos.

Disfrutar de estos beneficios no es tan complicado como parece. Puede que al principio nos cueste un poco, pero pronto se crea una inercia de bienestar que transformará el sacrificio en un hábito 

Cualidades de una dieta equilibrada:

 No hay una dieta universal que sirva para todo el mundo y para todo momento, una dieta equilibrada está condicionada por muchos factores externos e internos (ritmo de vida, peso, estación de año, etc..). Pero si hay algunas cualidades que son básicas.

  • Personalizada: Cada persona dispone de unas necesidades únicas, no hay dos cuerpos iguales. YA sea a nivel de horarios, estrés, responsabilidades como orgánicas, no hay dos personas iguales. Por ello cada persona debe de tener una dieta única y personalizada a su ritmo de vida.
  • Variada: Una dieta equilibrada requiere del aporte apropiado de hidratos de carbono, proteínas, grasas y fibra. Es necesario obtener la dosis mínima de todas ellas para garantizar el correcto funcionamiento del organismo.
  • Adaptada: Cada época del año requiere unas proporciones diferentes. No podemos tener una misma dieta para el verano y el invierno. La dieta debe ser revisada periódicamente. Aprovechar los beneficios de las frutas y verdades de temporada serán claves.
  • Energía mínima: Todos entendemos que un coche se para cuando no tiene gasolina, pero no somos capaces de verlo con nuestro propio cuerpo. Nos obsesionamos con el peso, especialmente cuando se acerca el verano y no incorporamos la energía suficiente a nuestro organismo con las consecuentes consecuencias para nuestro organismo.

Qué es necesario.

Como hemos avanzado anteriormente para alcanzar una dieta equilibrada el organismo necesita de determinados nutrientes que detallamos a continuación:

Proteínas: Constituyen entre un 12 y un 15 % del consumo total de energía. Son totalmente necesarias para el funcionamiento celular del organismo, así como para que funcione correctamente el sistema inmunitario. Además de estas funciones entre otras nos ayudan a fabricar, regenerar y mantener los tejidos como la piel, las uñas o los tendones.

Hidratos de carbono: Si las proteínas constituyen entre un 12 y un 15% de la energía, en el caso de los hidratos esta cifra sube hasta el 50 o 55%.

Grasas: Es curioso, pero la mayoría de nosotros tiene el concepto de que las grasas son malas, y olvidamos que son necesarias para el buen estado de las membranas celulares y el almacenamiento de la energía.

Fibra: Su función principal la realiza en el aparato digestivo, ya que regula el transito y cuida la flora bacteriana. Resulta nuestro mejor aliado cuando nuestro objetivo es bajar peso ya que contribuye a sentir que estamos saciados.

La dieta Mediterránea.

Los españoles disfrutamos de un privilegio del que no sacamos todo el partido que deberíamos, el clima mediterráneo, es único, de él nace una de las dietas más equilibradas que existe, la dieta mediterránea.

Disponemos de una meteorología inmejorable para el cultivo de diferentes vegetales y frutas necesarios para esta dieta.

Una alimentación variada con la mezcla de los vegetales y frutas de la tierra junto con la proporción adecuada de hidratos de carbono, lácteos, carnes, pescados y un lujo autóctono, el aceite de oliva, harán de esta dieta el mejor aliado para tu salud.

Agua de Mar

En comparación con la sal común, 100% de cloruro sódico, Mediterranea Agua de Mar contiene un 86% de cloruro sódico, y el 14% restante, la gama completa de minerales y oligoelementos imprescindibles para la vida, presentes de una forma natural. Además de los beneficios que esto aportará a tu salud, descubrirás un sabor diferente, el que a nosotros nos gusta llamar “El verdadero sabor de las cosas”.