El mar Mediterráneo

El nombre que recibe el mar Mediterráneo tiene su raíz etimologíca en el latín: Mar Medi Terraneum. en griego  Mesogeios Thalassa, cuyo significado es “mar entre las tierras”.

Localizado en zonas templadas y subtropicales, está rodeado por tierras continentales de amplia extensión, caracterizado por  una climatología particular que consiste en veranos cálidos y secos e inviernos moderados.

El Mediterráneo posee una extensión de 3,5 x 106 km2, representa aproximadamente el 1% de la superficie oceánica mundial, con una profundidad media de 1,5 km. y su longitud costera es de 46.000 km, de los cuales el 40% pertenece a islas.

Han navegado por él fenicios y romanos junto griegos, quienes sobrepasaron los límites del mismo a través del Estrecho de Gibraltar hace 3000 años aproximadamente. Éstos navegantes sólo conocían las corrientes de los ríos y supusieron que la extensión de agua al otro lado de Gibraltar era un enorme río. Por ello, la palabra que significa río en el griego clásico era Okeano (océano). En la Roma antigua se llamó Mare Nostrum (Nuestro Mar) debido a que todas sus orillas fueron ocupadas por ella. En el siglo XX Mussolini, queriendo recrear el imperio romano, lo llamó Mare Nostrum Italiano durante la segunda guerra mundial. Muchas leyendas acompañan este mar.

La región mediterránea está caracterizada por un alto grado de endemismo que ha ocasionado que se la considere como uno de los lugares de mayor concentración de biodiversidad en el ámbito mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.