Elaboración de cerveza artesanal: así se hace Er Boquerón

cómo se hace Er Boquerón

Lúpulo, malta, levadura y agua. Estos son, en esencia, los ingredientes principales de cualquier receta de cerveza. Pero, además de los mencionados, la cerveza se compone de otros menos conocidos y un orden de elaboración que en ocasiones puede parecer complicado. Y sí, es cierto. La elaboración de cerveza artesanal es una tarea meticulosa y complicada, pero si el resultado es bueno se verá de sobra recompensado sólo por el hecho de haber fabricado nuestra propia cerveza artesanal.

El lúpulo, la malta y la levadura son ingredientes esenciales

Y cuando hablamos de elaboración de cerveza artesanal, el proceso se complica, puesto que se carece de los atajos y la estandarización de los procesos que las compañías aplican a las denominadas industriales. Es por eso que una buena cerveza artesanal siempre tendrá ese toque personal y auténtico que no se puede encontrar en las cervezas comerciales.

Para la preparación casera de una buena cerveza existen multitud de recetas, y es que, como dice el refrán, “cada maestrillo tiene su librillo”: independientemente de la receta que utilicemos, cada uno podemos darle ciertos matices o aromas únicos a nuestra cerveza que la haga única y personal.

Malta: imprescindible en la elaboración de cerveza artesanal

La malta es uno de los ingredientes principales de la cerveza, ya que aporta los azúcares que posteriormente fermentarán la levadura, además de ser el agente principal que le otorga el color a la cerveza, y uno de los mayores contribuyentes al sabor, el aroma y el cuerpo de ésta. Podemos encontrar multitud de variedades diferentes, aunque las maltas se pueden dividir fundamentalmente en tres tipos:

  • Maltas base. Las cuales se utilizan en cualquier receta hasta en un 85% de su composición.
  • Maltas Caramel o Cristal. Las cuales encontramos en estilos como el American Amber Ale, el English Bitter o el Scottish Ale.
  • Maltas tostadas o torrefactas. Son utilizadas para elaborar las Brown Ales, Bock o American Pale Ale.

Las maltas que se usan para las Stouts o las Porters se caracterizan por ser totalmente oscuras ya que se obtienen a partir de un tostado a altas temperaturas que le confiere un sabor intenso a chocolate o café.

Lúpulo: el alma de la cerveza

Elaboración de cerveza artesanal

En el caso del lúpulo, la lista es mucho más extensa y compleja. Existen lúpulos ingleses, alemanes, checos, americanos, etc. De las flores del lúpulo, convenientemente secadas, se extrae la lupulina, uno de los elementos esenciales que aporta el amargor y el aroma clásico de la cerveza. Todos los tipos de lúpulo los podemos condensar en las siguientes categorías:

  • Lúpulos amargos. Son los que aportan a la cerveza matices más amargos que aromáticos.
  • Lúpulos aromáticos. Que definen el estilo Pilsener de la cerveza.
  • Lúpulos superamargos. Algunas de sus variedades son producidos en España.
  • Lúpulos mixtos. Que tienen tanto características amargas como aromáticas.

Además, el lúpulo suele usarse en fresco, en extracto, y en forma de pellets. Esta última es la más usada en España gracias a su conservación en ácidos alfa y aceites esenciales.

Levadura: la chispa para la fermentación

Después del malteado y la lupulización se añade al mosto la levadura. Con esto se consigue que los azucares presentes en el mosto se transformen en el alcohol y el anhídrido carbónico típicos de la cerveza.

Según la vía de fermentación del mosto, que puede ser a alta, baja temperatura, o espontánea, obtendremos cervezas pertenecientes a las dos grandes familias: ale y lager. Mediante fermentaciones a altas temperaturas conseguimos cervezas más afrutadas, puesto que todo el azúcar del mosto no se convierte en alcohol. Sin embargo, las fermentadas a baja temperatura no tienen ese sabor afrutado y conviene servirlas a una temperatura menor (8-9 grados). El caso de la fermentación espontánea es más complicado, ya que este tipo de fermentación no utiliza levaduras y no se pueden controlar todos los elementos que intervienen en ella.

El 95% de la cerveza es agua

La malta es un ingrediente muy importante de la cerveza artesanal

El 95% de la composición de la cerveza está formada por agua. A priori, este no parece ser un ingrediente muy importante en la elaboración de cerveza artesanal, pero la verdad es que dependiendo del tipo de agua con la que esté elaborada, obtendremos resultados muy dispares. Es por este grado de importancia que las antiguas fábricas cerveceras establecían sus plantas próximas a manantiales, para poder tener unas características de calidad constante en la elaboración de la bebida.

En la actualidad, existen tratamientos físico-químicos del agua que hacen que se pueda tener una calidad determinada constante para hacer que podamos conseguir cualquier tipo de agua y nuestra cerveza artesanal siempre tenga el mismo sabor.

Así pues, ¿cuáles son los puntos a tener en cuenta cuando hablamos de elaborar cerveza? La dureza del agua es el principal de ellos. Cuando hablamos de dureza hablamos de la cantidad de compuestos minerales existentes en una determinada cantidad de agua. Esto es muy importante a la hora de conseguir determinados tipos de cerveza. Por ejemplo, las cervezas claras suelen estar preparadas normalmente con aguas blandas y, por el contrario, las aguas duras se usan para las cervezas oscuras.

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta a la hora de seleccionar un determinado tipo de agua es el pH de ésta. Con el pH medimos la acidez o alcalinidad y, al igual que con la dureza, dependiendo de un nivel u otro de pH, podemos conseguir distintos sabores. Normalmente, en la elaboración de cervezas oscuras se usan aguas duras, para contrarrestar el efecto de acidez y conseguir un pH óptimo, y al contrario en la elaboración de las cervezas claras.

Er Boquerón, cerveza artesanal elaborada con agua de mar

En el caso de nuestra cerveza artesana Er Boquerón, el tipo de agua utilizada para elaborarla es más especial, puesto que se trata de agua de mar, que  es altamente alcalina y le da un toque único, produciendo un efecto en boca muy refrescante y mineral.

Además, Er Boquerón se elabora con 4 tipos de malta que la hacen ser una cerveza artesanal suave, agradable, fácil de beber y que le otorgan el color rubio característico de las cervezas Golden. Esto, unido a nuestra especial selección de lúpulos Willamette, Mount Hood y Challenger; escogidos para conseguir un aroma fresco en nariz y un toque amargo escaso, hacen que Er Boquerón sea una cerveza artesana, con un carácter auténtico y mediterráneo, perfecta para tomar tanto sola como acompañada y en cualquier momento del día.

Ya has visto que la elaboración de cerveza artesanal puede ser algo muy complicado cuando queremos obtener ese toque personal que le proporcione la autenticidad que tanto nos gusta, puesto que hay muchas variables que pueden modelar el carácter y sabor de la misma.

En Er Boquerón somos conscientes de la complejidad del proceso, pero el resultado obtenido, es decir, una cerveza artesanal con agua de mar, única y original, es suficiente recompensa. Además, su carácter mediterráneo hace que Er Boquerón sea la cerveza de la gente salada, perfecta para saborear en cualquier momento del día. ¿Todavía perteneces al grupo de los que no la han probado? No seas soso y descubre el verdadero sabor de una cerveza diferente e inigualable.