Frutos secos: una gran fuente de proteína vegetal

El fruto seco es un alimento cargado de proteínas, grasas y nutrientes, son ideales para llevar una dieta equilibrada y saludable, pero… ¿por qué los evitamos en las dietas? Desde hace años hemos pensado que nos aporta una gran cantidad de calorías y grasas en nuestra dieta, pero hoy en día, si llevamos una dieta equilibrada y una vida saludable, esas grasas a las que siempre le hemos tenido pánico, pueden ser beneficiosas en gran medida, al igual que las calorías y las proteínas vegetales que nos aporta.

Este alimento es muy recomendado tenerlo a mano sobre todo para los deportistas o para los momentos en los que vamos a realizar un sobreesfuerzo, gracias a la gran cantidad de nutrientes, es aconsejable tomarlo antes del entrenamiento o el ejercicio físico. La ración ideal para el consumo de frutos secos, es de 30 gr. (un puñado generoso).

¿De dónde pueden sacar las proteínas los vegetarianos y veganos?

Muchos se preguntarán ¿de dónde puedo sacar las proteínas si no consumo carne? Una de las opciones más recomendadas son los frutos secos, por su gran cantidad de proteínas vegetales, estas pueden sustituir las proteínas de origen animal en nuestra dieta. También podemos sustituir con los frutos secos las proteínas con mayor contenido graso, como por ejemplo las que contienen embutidos y los quesos.

Una de las recomendaciones es introducirla en las comidas diarias, como por ejemplo en las ensaladas, dándole un toque crujiente, mezclado con trozos de fruta o como aliños o salsas para los platos, no necesariamente se deben consumir solos. En el caso de consumirlos para nutrirnos de las proteínas vegetales y sus beneficios, estos debemos tomarlos de forma natural o como mucho tostados al horno, si por el contrario, los consumimos fritos o recubiertos de miel, estos no son para nada saludables.

Qué frutos secos debemos consumir

Hay una gran variedad de frutos secos, pero no todos tienen la misma cantidad de propiedades vegetales que necesita nuestro organismo. Por ello os dejamos una recomendación de los 3 frutos secos con más propiedades, para combinarlos con nuestras comidas y tener una dieta equilibrada.

Cacahuetes

El cacahuete realmente es una legumbre pero este es considerado un fruto seco por los nutrientes y los beneficios que nos aporta a nuestro organismo. Debemos consumirlos sin sal y sin sabores añadidos, para que estos no pierdan sus nutrientes.

Las proteínas del cacahuete son de origen vegetal, estas son diferentes a las propiedades de origen animal, por la fibra y los bioactivos. Nos ayuda a cargarnos de energía bajando nuestra presión arterial mejorando así, nuestro flujo sanguíneo. (100 gr. de cacahuetes contiene 26 gramos de proteínas.)

Almendras

Es también considerado uno de los frutos secos con un alto valor de proteínas vegetales (19 gr. de proteínas por cada 100gr. de almendras). Son muy adecuadas para prescindir de las proteínas animales, por ello podemos incluirlas en las dietas vegetarianas para complementar con proteínas totalmente vegetales. Aunque estas debemos consumirlas con precaución porque pueden ser indigestas (se digieren con más facilidad si estas las consumimos sin piel).

Pistacho

Los pistachos es fruto seco de los que podemos encontrar en lo alto de la lista de frutos secos con un alto contenido en proteínas vegetales (junto a la almendra y los cacahuetes) con un 20%. Aparte de ser rico en proteínas vegetales debemos destacar su nivel de aminoácidos, por ello es un complemento ideal para incorporarlo en nuestra dieta, ayudándonos a reducir el colesterol malo y aumentando nuestras defensas.

Aparte de estos tres frutos secos, el anacardo, la nuez, el piñón y la avellana también contienen proteínas vegetales, pero en este caso su porcentaje está entre el 10%.

Esto no quiere decir que sean menos beneficiosos, sino que se deberían consumir combinándolos con otros alimentos para crean un buen complemento rico en proteínas y vitaminas.

Cómo incorporamos los frutos secos en nuestra dieta

¿Aún estás pensando si añadir frutos secos a tu dieta?

No lo pienses más, los frutos secos están cargados de proteínas vegetales muy beneficiosas para nuestra salud, recargándonos de energía, completando nuestra dieta, ya que gracias a estos podemos crear con imaginación, comidas muy ingeniosas con sabores explosivos, evitando de este modo caer en la rutina.

Los frutos secos debemos consumirlos siempre en pequeñas cantidades, ya que si abusamos de ellos pueden ser perjudiciales, creando el efecto contrario al esperado para nuestra salud.

Una de las formas más recomendadas y sencillas de introducirlos en nuestra dieta, sería consumirlos entre horas a modo de aperitivo o snack (siempre un poco más de un puñado), aunque si esto te parece un aperitivo demasiado ligero, siempre puedes tomarlos con un yogurt o con un vaso de leche.

Otra forma más sencilla de no cambiar mucho tu dieta o rutina alimenticia es crear salsas para acompañar las comidas, dándoles un toque diferente más crujiente y salado. Estas salsas son ideales para la pasta, ensaladas, carnes… añadiéndoles a nuestras comidas un extra de proteínas vegetales.

Otra recomendación para consumir frutos secos sería, crear purés para poder untarlo en galletas o panes, para hacer un pequeño aperitivo. Incluso puede picarse para combinarlos con pan rallado y crear unos rebozados más crujientes y tostados, para darles un punto diferente.

Es un alimento muy fácil de combinar con nuestras comidas o incluso para consumirlos solos, gracias a que tiene una buena conservación y se puede tomar frio o caliente. No te lo pienses más e introdúcelos en tu dieta, para conseguir una gran cantidad de nutrientes y propiedades vegetales.