¿Qué tal un poco de alta cocina en casa?

Mediterranea Agua de Mar, es agua de mar pura, extraída de la Costa Brava, del Mediterráneo, ideal para preparar magníficas recetas de pescado y marisco, pero también enriquece la cocina de todo tipo de platos, permite dar un sabor marino a paellas e incluso pastas, ensaladas o verduras, productos básicos para una dieta típica mediterránea.

Agua de Mar potencia el sabor, aporta mayores propiedades organolépticas a las recetas y aumenta la calidad nutricional de los alimentos, aportando calcio, magnesio y yodo a tu alimentación.

¿Quieres marcar la diferencia y dar un toque distinto a tus ensaladas?

Limpia las hojas de lechuga con una disolución de agua de mar (85% de agua dulce y 15% de agua de mar). Las ensaladas serán más ricas y no necesitarás añadirles sal. Para obtener aún más sabor marino, pulveriza unas gotas de Mediterranea Agua de Mar cuando la ensalada esté preparada para servir, ¡y listo!

El día D. Aquí empieza todo.

Una idea. Dos emprendedores con muchas ganas e ilusión. Familia y amigos que estuvieron a nuestro lado cuando fuimos a pedirles financiación -es decir, dinero- para algo que era humo y no existía. Casi tres años de trámites y de preparación cuidando hasta el último detalle. Unos grandes almacenes de referencia que han apostado por este sueño hecho realidad. Estos son los principales ingredientes que han hecho posible Mediterranea Agua de Mar, la primera agua del mar Mediterráneo ideada para llevar a la cocina de tu casa una larga tradición de los pueblos pesqueros y de la más alta cocina de prestigio.

Desde aquél lejano día en que comenzamos a dar vueltas a una idea que nos parecía obvia pero a su vez complicada, ha llovido mucho. Muchísimo. Estábamos convencidos que con la gran cantidad de agua que hay en los océanos y la cada vez menor en glaciares y cumbres montañosas, alguna utilidad debería darse a esta ingente cantidad de H2O. Vimos un documental sobre el Bulli en que aparecía el mismísimo Ferran Adriá cogiendo agua con cubos en la Cala Monjoi, en Roses, para subirlos al restaurante con la finalidad de conservar y cocinar el pescado. Largas noches y días recogiendo documentación, estudiando los pocos casos en el mundo en que se ha comercializado agua con esta finalidad nos llevaron a elaborar un plan de negocio.

Continuar leyendo “El día D. Aquí empieza todo.”