Palitos de pan: ¿el snack definitivo?

palitos de pan

En este mundo ajetreado y cambiante, a casi todos nos resulta familiar llegar con apuros a realizar todas nuestras tareas y a conciliar trabajo, familia, ocio y alimentación. ¿Quién no se ha visto envuelto en una rutina para la que apenas encontraba un momento de respiro? ¿Quién no ha tenido problemas para alimentarse de manera conveniente a lo largo de una semana cargada de actividades? Por eso consideramos muy valioso tener un snack a mano que poder llevarse a la boca entre horas. Uno de nuestros favoritos son los palitos de pan.

Dicen que lo que perdura es porque es bueno y funciona. En este caso no hablamos precisamente de un alimento nuevo. Sin embargo, es muy efectivo y adecuado para complementar en una dieta equilibrada. Porque, aunque el consumo de fruta diario es importante, a todos nos gusta variar de vez en cuando. Si te apetece algo salado y no muy calórico, la bolsa de palitos es una gran opción para abrir y consumir al instante.

Un alimento versátil

Se trata de una variante de la tradicional rosquilleta valenciana, palitos de pan horneado, y de otras especialidades panaderas para acompañar otras comidas, como son las regañás o picos. Desde principios del presente siglo hasta nuestros días, han estado presente de manera progresiva en el día a día de nuestra alimentación.

Estos snacks son un buen pretexto para ingerir la cantidad adecuada de frutos secos. ¡Y para dar un bocado crujiente entre horas si no te apetece recurrir a las patatas fritas! Destacamos a los frutos secos como buenos aliados, ya que su consumo en nuestra dieta nos ayuda a controlar el colesterol y todo tipo de problemas cardiovasculares.

No está demás tenerlos en cuenta cuando hacemos un pequeño aperitivo en casa. Estos palitos forman una buena combinación con alimentos como la ensaladilla rusa, el hummus o el queso de untar, entre otros.

Se han realizado múltiples combinaciones con estos panes: dulces, salados, integrales, con frutos secos, con cereales, con queso, con aceitunas, hasta con chocolate… ¡Se han comercializado de todos los colores y sabores! Por otro lado, muchos cocinillas han preparado en el horno de sus casas palitos de pan. Quedan muy apetitosos con un poco de imaginación y un hueco de tiempo.

Qué puede aportarnos este snack

Hablamos de un snack rico en fibra, que aporta una gran cantidad de energía gracias a los hidratos de carbono. Es, además, una buena fuente de vitaminas. Y, claro, están riquísimos. Este tentempié te evitará recurrir a productos envasados muy procesados, dulces pesados y otros alimentos grasos. Asimismo, te sacará del apuro permitiéndote afrontar con ganas tus comidas y cenas.

Los palitos son una vía sana de obtener hidratos de carbono, una fuente imprescindible para nuestro organismo. Por tanto, añadir algo de pan a nuestras comidas es un modo sencillo y económico nos ayuda a conseguir la energía que necesitamos. Eso sí, ¡hay que comerlo en las cantidades adecuadas! Como pasa con cualquier otra comida, no conviene pasarse.

Probablemente, su punto débil sea la sal. La mayoría entran dentro de la categoría de alimentos ricos en sodio y conviene reducir su consumo diario. La reducción de la ingesta de sal se considera una de las medidas más sencillas y rentables que la población puede tomar para mejorar su salud.

palitos de pan

Palitos de pan con agua de mar

Nuestras variedades favoritas no se alejan mucho de lo clásico, ya que contienen una mezcla equilibrada y sabrosa, además de un aporte de energía clave entre horas. Hablamos de tres variedades: con pipas, con cereales y con cacahuetes.

Sí os recomendamos encontrar el toque novedoso en el agua de mar que incluye esta receta como sustitutivo de la sal común. Convenientemente filtrada, se trata de un ingrediente que realza el verdadero sabor de los ingredientes. Presenta también una amplia gama de minerales y oligoelementos y menor porcentaje de cloruro sódico.

Utilizar agua de mar en lugar de sal es beneficioso para la salud. ¿Por qué? Porque además de ser un potenciador de sabor natural, contiene menos sodio y suma a su composición muchos minerales y oligoelementos.

Fácil, sencillo y para toda la familia

En resumen, los palitos de pan son un snack perfecto para picar entre horas. Tanto por sus valores nutricionales como por la facilidad para llevar y tomar. Un producto que, además, podemos combinarlo con otro tipo de alimentos, como una pieza de fruta o un yogur.

Este sencillo bocado es capaz de enamorar a cualquiera por su sencillez y su sabor rústico. Cuando abramos una bolsita para consumirlo de manera individual o compartida, hagamos una pausa y disfrutemos de ese pequeño placer.

Los palitos de pan te harán la vida más llevadera. Y ya sabéis que a menudo, cuando se trata de llevar una alimentación equilibrada, conviene recordar el lema: Back to the Basics!